Experiencia en un retiro en silencio

24 de septiembre de 2017

MIS QUERIDOS RAMILLETES” EXPERIENCIA EN UN RETIRO EN SILENCIO
Antes de contar la experiencia de mi primer retiro en silencio, os cuento un poquito sobre mí y como he llegado a embarcarme en esta “aventura”.

Mi vida hasta ahora ha sido llena de cambios. Algunos, en su momento, había considerado positivos y otros no tanto. Hace tiempo considero denominar un cambio como “positivo” o “negativo”, no tiene ninguna utilidad, es más, la calificación en negativo, para mi parecer, solamente genera emociones negativas.

Desde entonces, decidí que todo cambio será progreso, será para reflexionar, aceptar y crecer. Lógicamente esto es fácil decir pero no lo es tanto para poner en práctica, por esta razón empezó mi búsqueda particular en encontrar técnicas y métodos que me ayuden y con las que, pueda ayudar a otras personas, compartiendo mis experiencias y enseñanzas. Sobre todo mi formación, como Coach, me hizó tomar conciencia de mis debilidades y fortalezas.

MI PRIMER CONTACTO “MINDFULNESS”
Cuando en una jornada profesional nos presentaron la práctica del Mindfulness MBSR (Mindfulness based Stress Reduction) del Dr. Jon Kabat-Zinn del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts), me apunté al programa de 8 semanas de Mindfulness MBSR. Al realizar este programa creció el deseo de saber más y sobre todo poder enseñar este método. Pero tenía cierta dificultad en concentrarme en la meditación y temí que igual no fuese capaz de aprenderlo nunca.

Por esta razón me expuse al reto de realizar un retiro en silencio, por un lado era imprescindible, ya que forma parte del itinerario para formarse como instructora,  y por otro era una experiencia atractiva, retadora y, en mi caso decisiva, para saber si realmente quiero seguir con la formación.

¿CÓMO HA SIDO LA EXPERIENCIA DEL RETIRO EN SILENCIO?
Cuando pienso en el retiro siempre me viene a la mente, como si fuese un mantra “Mis queridos ramilletes”. Ya que me acompañaron en mis momentos más retadores, desafiantes, inculcándome disciplina y perseverancia para superar los obstáculos que podrían impedir una meditación satisfactoria. Más adelante veréis la explicación.

En primer lugar el silencio no solamente implicaba no usar la palabra, sino también evitar gestos y el contacto visual con los compañeros, estar sin medios de comunicación como la televisión e internet, y abstenerse a leer…y escribir. Realmente no fue fácil resistir a la tentación…
Al cabo de unos días me di cuenta que la razón era mantener la atención centrada en mí y aprovechar lo máximo la experiencia.

Eran 7 días de retiro en silencio y realmente los primeros 3 días resultaron los más difíciles.
Imagínate que vienes de una vida bastante movida, con responsabilidades en el trabajo, la familia, pareja, etc. y de repente, solamente has de estar contigo mismo/a. Respirar, sentir, estar en silencio, enfrentarte a tu ser, a tu esencia, tu voluntad, disciplina y tu dolor…

¡Si, dolor! Estar tantas horas al día y sesiones continuas de 30 a 90 minutos en una misma postura, al principio, causaba mucho dolor, pero con la práctica y disciplina poco a poco los dolores eran más soportables y hasta incluso iban desapareciendo.
(Mantener una postura erguida para meditar sentada o de pie es importante para apoyar el trabajo de la mente. El cerebro y la columna vertebral tienen una relación como una fuente de agua con sus conductos, cuanto más rectos, más fluye la energía y las distracciones causadas por una mala alineación se reducen.)

¡APRENDIZAJES!

Aprendí que la mente necesita su tiempo para calmarse y aunque se medita cada día, no es comparable con un retiro, donde la mente y el alma se van de vacaciones y las sesiones de meditación son más largas que habitualmente se experimenta en casa.
7 días, sin distracciones, influencias externas, te induce a tomar consciencia de tus fortalezas y también debilidades, además de otras sensaciones.

Aprendí aceptar. En las sesiones largas tomé contacto con emociones agradables, dolorosas, no resueltas, las contemplé con calma, aceptando, sin juzgar sin buscar explicación, ni solución. Tomé consciencia de emociones como la tristeza, nostalgia pero también de amor y agradecimiento.
Todas estas emociones, las que muchas veces controlamos o de las que ni siquiera tomamos consciencia, por el hecho de tener que atender continuamente solicitudes, y acontecimientos ajenos.

Aprendí a meditar de verdad. Practicábamos 8 horas al día meditación con Mindfulness y realmente aprendí a meditar en el retiro. Me di cuenta que, antes del retiro, me sentaba y esforzaba concentrarme en las meditaciones guiadas, luchando con mis pensamientos invasivos.

Me llevo el grato recuerdo de “Mis queridos ramilletes”, contaba las respiraciones, coleccionándolas como ramilletes, un método que aprendí para mantenerme presente en las respiraciones y que me ayudó y me ayuda desde entonces, a centrarme en el aquí y ahora, y después pasar a la segunda fase de meditación, explorando sensaciones corporales y conectando conmigo misma.
Ahora cuando experimento cualquier dificultad de concentración en mis meditaciones, hago uso de “mis queridos ramilletes” y de verdad son como unos compañeros maravillosos que me transportan a la calma y el silencio.

Aprendí a tener más paciencia y omitir preferencias, siempre he sido una persona muy impaciente y con las prácticas de Mindfulness y las experiencias del coaching he ido mejorando a ser más paciente. El retiro ha reforzado este aprendizaje.

Ser más paciente con la gente, sus modales, costumbres, etc. diferentes a las mías. Ser más paciente conmigo misma, aceptar mis juicios, creencias, mi mal estar en alguna ocasión.

¡CONSCIENCIA!
Tomé consciencia que las personas estamos acostumbradas a compartir ideas, emociones, críticas y de que muchas veces me dejo llevar por las opiniones ajenas. En el retiro en silencio solamente puedes compartir contigo misma/o y este hecho, a mí, me provocaba revisar, analizar y reconsiderar muchos pensamientos, juicios que me venían a la mente.

Tomé consciencia de que puedes conectar con las personas sin tener ningún contacto directo ni intercambio de palabra, sencillamente por las energías que percibes o las observaciones realizadas en silencio. Me llevo un cariñoso recuerdo de dos compañeras que compartían mi espacio (derecho e izquierdo) en la sala de meditación, sin palabras sentí su apoyo y un enorme agradecimiento.

EXPERIENCIAS PROFUNDAS
Tuve experiencias profundas. En algunas de las meditaciones largas, llegué a conectar tan profundamente, que pude visualizarme a mí misma. Era entonces cuando decidí que tenía que seguir adelante con la formación del instructor.
Sentí el profundo deseo de enseñar y compartir las prácticas de meditación y Mindfulness

Como conclusión, puedo decir que la práctica del Mindfulness y la meditación habitual me aporta mayor serenidad, me ayuda aceptarme a mí misma y a los demás con sus virtudes y defectos. Me ayuda construir relaciones más armónicas, desarrollando la empatía y escucha. Todo ello me aporta calma y bienestar.

Por último, mi agradecimiento a las personas que han hecho posible esta experiencia, en especial a mi pareja por su apoyo y tolerancia y mi amiga que ha cuidado de los “bichos de la casa”. A los instructores por su generosidad de compartir experiencias y conocimiento.

Aquí os dejo el link del retiro por si queréis echar un vistazo.

http://www.esmindfulness.com/cursos-iem/retiros-en-silencio/
​​

4 comentarios en “Experiencia en un retiro en silencio

  1. Esta entrada me ha reconfortado.
    Al mismo tiempo me alegra lo que te ha aportado a nivel personal y agradezco que lo compartas y practiques con los demás.
    Nos enriquece a todos. Felicidades!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s